Entrada 5 – El día no empieza bien-

Esta mañana al salir de casa, en el portal me crucé con el casero; y como era de esperar me ha dado un toque de atención.

  • “Samanta, sabes que llevas retraso en el pago ¿no? Yo no te quiero presionar. Pero si te retrasas en el mes y sumas la cuantía que tenemos pactada por aquel problema de tu amiga… pues se te va hacer muy difícil”
  • “Tiene usted razón, no se preocupe Eusebio, intentare solucionarlo.”
  • “ya me dirás algo, buenos días bonita”
  • “adiós”

¿Buenos días? Para mí el día ya se ha roto. Encima me recuerda a Adriana y el puto marrón que me dejó. Y lo que mas me cabrea, es que la solución no esta en mis manos. Si las cosas fueran como tienen que ser. Yo no iría retrasada en ningún pago y podría estar viviendo muy bien. ¿Pero que hago? ¿Lo mando a tomar por culo? ¡Si es que no tengo otra cosa! Y mejor recibir a cuenta gotas, que no recibir nada. Y encima ahora llegaré, hablaré con Carmen y no voy a solucionar nada. Pero lo siento mucho me tienen que dar dinero porque tengo que pagar a Eusebio.

Arrrgh!!! Solo me apetece gritar. Esto es muy frustrante. Y haber quien aguanta ahora en el trabajo con este mal humor que tengo.

  • “hola Roberto, voy para dentro” (saludo al entrar al curro)
  • “¿hoy no quieres café?”
  • “tengo el estomago revuelto, gracias”

Entro en la cocina y me encuentro sola. Así que por el momento quiero evadirme de todo y me pongo rápido a trabajar; a ver si consigo centrar mi cabeza en otra cosa.

Una hora después llega Carmen, y no veo que traiga buena cara. Encima esto, con lo que tengo que contarle. Así que sigo con mi rutina diaria, y esperare a un mejor momento para poder hablar con ella. Pero de hoy no puede pasar.

La mañana ha sido dura, no hemos parado ni un solo momento. Cuando me siento a comer no tengo ganas de nada, ni siquiera tengo apetito. Con lo que me limito a jugar con el tenedor en la comida. Carmen se ha dado cuenta de mi estado, y cuando me trae un café se sienta a mi lado.

  • “¿Samanta te encuentras bien?”
  • “sinceramente no. Esta mañana hable con mi casero”
  • “puff…te entiendo pero ya sabes que…”
  • “Carmen mira, ya se todo; pero yo también estoy mal. Y tenemos que llegar a una solución”
  • “Hablare con Carlos.”

Y del mismo modo se levanto y dio por terminada la conversación. Al llegar mi descanso, me fui a casa, me tumbe en el sofá y me quede dormida. Demasiadas cosas en mi cabeza.

Al llegar la tarde, el día sigue siendo movidito, con lo que es entrar y ponerme a trabajar. Realmente el tiempo me esta pasando rápido al estar tan entretenida y hoy lo agradezco.

  • “¿Samanta te queda mucho para terminar?”
  • “no, enseguida acabo. Y ya me marcho”
  • “si quieres termino yo. Ve hablar con Carlos”

Uy! Eso me pilla por sorpresa.  No creí tener respuestas tan rápido.  Aunque no quiero hacerme ilusiones, a lo mejor llego a Carlos y me encuentro con un no.

  • “ gracias Carmen, voy ahora mismo”

Después de hablar con Carlos, y darme algo de dinero; y sus explicaciones pertinentes, estoy un poco más relajada. Me ha dado casi la cuantía que le debo a Eusebio por los retrasos, pero ya me explico que ha tenido que hacer pagos, que no puede darme más, que en cuanto pueda… Bla Bla. El cuento de siempre y ambos sabemos que a la próxima nos veremos en la misma tesitura.

En fin, por lo menos mañana puedo llamar a Eusebio y entregarle algo. Menos mal que es como es, porque no creo que otra persona consintiera esta situación. De camino a casa voy rezando para que Richi no la haya liado mucho. Porque estoy destrozada y no tengo ganas de nada. Tanto es así, que antes de subir le voy a pedir a Navil que me haga un kebab, porque hoy no cocino mas.

Al entrar me quedo petrificada, ¡Navil no esta! Y encuentro solo a Kalu detrás de la barra. Bueno, bueno, bueno… Estrella lo ha conseguido.

  • “ buenas noches Kalu”
  • “hola, ¿Qué tal estas?”
  • “muy cansada la verdad, vengo por un kebab no quiero cocinar mas. ¿y tu día?”
  • “¿lo quieres como siempre? la verdad que el día no se ha dado mal, fue productivo”
  • “¿y Navil, esta enfermo? “(voy hacer como que no se nada)
  • “nooo… se fue de vacaciones, ya pronto regresara”
  • “¿¡anda y eso!?”
  • “se fue a Galicia con Estrella. Le di algo de dinero para su estancia allí, y creo que ya vuelven en dos días”
  • “gracias Kalu (me entrega el kebab) pero lo comeré arriba, hoy me encuentro muy cansada”
  • “OK Samanta, nos vemos”

Subiendo a casa, sonrío. Estrella lo ha logrado. Se ha ido con Navil como ella quería y la verdad que me alegro por los dos. Pero, como me la ha soltado Kalu “le di algo de dinero…” veo que este sigue en su línea. Con lo cual supongo que Navil sigue en la suya respecto a este tema y a Estrella.

– “¡ains señor! Como tenemos que andar eh! Navil…”

 

 

Anuncios

5 comentarios sobre “Entrada 5 – El día no empieza bien-

Agrega el tuyo

  1. Bueno, no ha pasado mucho hoy, pero da gusto que algo de calderilla le haya caído a Samanta, aunque da un poco de rabia que se conforme sólo con eso y, con el talento que dice tener, no empiece a buscar trabajo en otra parte.

    Hay unos cuantos detallitos por ahí, pero nada que unas cuantas tildes no puedan arreglar.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: